El camarógrafo que nadie ve

IMG_1249“esto no es un super negocio ni mucho menos, pero digamos que yo desde muy enano siempre supe que quería ser independiente, quería trabajar con mi tiempo” afirma Cristhian mientras sube y baja la cremallera de su saco color gris.

Cristhian Hamon es un hombre alegre y soñador, parece haber vivido tanto, que cada vez que habla de algo pasado se ilumina su mirada y su sonrisa, afirma lo gratificante que fue.

De repente se divisa en la puerta de su oficina una figura femenina, se acercaba  cada vez más a Cristhian, él la seguía con su mirada, ya ella frente a él dijo: buenas tardes, algo le    susurró al oído; no se demoró tal vez más de 60 segundos y se despidió, no sin antes decir “me cuida a mi hijito, él es mi chocolate” Cristhian soltó una gran sonrisa y siguió la conversación.

“yo no nací en una familia católica y nadie de mi familia es católico, pero muchos de los clientes de mi agencia si lo son” afirma él, refiriéndose a Chido, la agencia de servicios comunicativos” el nombre salió de una vivencia “los primeros estudiantes de comunicación que salimos de intercambio fuimos 4, esta fue la prueba piloto de lo que hoy son los intercambios de la Universidad de Boyacá”

Hamon usaba con bastante frecuencia la palabra bacano, pero al salir del país se encontró con que en México, el país donde estaba con sus compañeros tal palabra no era de gran uso “pero en cambio, todo era chido, entonces yo empecé a decir ¡que chido! ¡Me parece muy chido! ¡Eso está muy chido! ¡Re chido! Y ¡Chido! de ahí nació el nombre.

Chido es un esfuerzo y un trabajo de constancia, el eslogan de la agencia es ¡Que buena idea!  Propuesta por su buen amigo Caros Ballesteros “de hecho, él lo dijo muy así, yo le comente la idea de mi agencia, le dije que se llamaría chido y él dijo ¡Que buena idea!” a Cristhian le gustó como se escuchaba y así quedó, Además, Chido es la sigla de su trabajo en la agencia, Comunicación Humana Imagen y Desarrollo Organizacional.

 Cristhian hace muy poco volvió a retomar el periodismo, “yo como tal era un neto comunicador, hice mucho tiempo ´periodismo, pero me retire y empecé a hacer preprensa” trabajaba como jefe de prensa de eventos, muchos de ellos cristianos  de la iglesia filadelfia, “hicimos el año pasado un evento que se llamó Futbol con valores, traimos un equipo de  Corea a jugar con el Boyacá chico, algo que nunca había pasado, para que los niños fueran al estadio, ese día entregamos  quince mil balones a quince mil niños, eso fue ¡espectacular! Además, Falcao era el presidente para  Colombia de futbol con valores, entonces trabajé con Falcao”

Desde chido comunicaciones se ha generado nuevos proyectos, “aquí nació la fundación puertas abiertas, tenemos una ONG, donde todos los Sábados le llevamos algo alos indigentes, tenemos trabajo en las cárceles con los niños de los presos, y trabajamos con las prostitutas de la zona del terminal” llevan comida, ropa y elementos básicos de aseo,” yo soy el jefe de prensa de la fundación, yo hago bastante trabajo social, con gran impacto, no al bulling, sujetos y saberes y trabajo con un grupo que se llama samáritan post” es ese grupo, van a las cárceles, a las veredas, a las minas y a lugares a los que usualmente la gente nova, a los niños les entregan cajas con ropa interior, jabón, cepillo, crema, dulces, y zapatos “los entregamos con puertas abiertas, a lo que llamamos sueño de navidad”.

  Chido ya lleva 15 años de servicio, ha trabajado con universidades,  Juan de Castellanos, UPTC y Santo Tomás, su primer cliente de la agencia “mi trabajo, no es aburrido, no soy una persona millonaria y no me interesa serlo, este año la lotería de Boyacá me llamó para desarrollar las piezas, pero son trabajos que yo no hago, puede ser que un día me tome un trago con un amigo, pero promocionar el trago no va con mi filosofía”

10404233_802149079809286_4618929310374980142_n

 Cristhian no solo ha trabajado en Chido, ha hecho radio, reportería gráfica y televisión, pero él ama su trabajo, ama su vida y su familia, a su hija, a su esposa y a su mascota Cocoa, Hamon dice que se debe hacer la revolución de las cosas y se debe empezar por las cosas pequeñas, y así, entre sonrisas y una amena conversación Cristian habló de sus sueños, de sus gustos y de sus recuerdos,  él, una persona que se sorprende cada día, que tiene corazón de niño, honrado y servicial  reconoce sus triunfos “yo empecé sin nada, en ceros, digamos que voy en cero punto dos”  asegura  que  la felicidad es el resultado del servicio, “yo trabajo con gente para la gente, yo soy el camarógrafo que nadie ve, pero también veo cosas que nadie más ve” 

 

Anuncios

Plaza de mercado del sur ¡patrimonio vivo!

dos

Doña Flor en su puesto de la plaza de mercado. Fotografía Andres Fagua.

                                                     ¡patrimonio vivo!

Tunja la capital boyacense de Colombia abriga en sus terrenos a la Plaza de Mercado del Sur, lugar de ventas alimenticias y fuerte en conocimientos y tradiciones  culturales.

“esta es la misma plaza de mercado que antes era en plaza real, de allá  yo me vine a trabajar también aquí, yo llevo trabajando 50 años en esto” afirma Mario Molano Sanabria, hombre de contextura gruesa que se ha dedicado a vender dulces desde los 14 años en la plaza de mercado.

Nini Johana Giménez, encargada de la administración de la Plaza de Mercado del Sur, comenta que la plaza va a soportar un proceso de reestructuración, (parque agro mental) donde se pretende que la plaza sea un lugar más organizado y que cumpla con los controles fitosanitarios, es decir que muchas de estas tradiciones, tal vez desaparezcan, porque la organización y la presentación de los productos mejorará.

Actualmente, La plaza tiene una organización por sectores, en total son 14 (papa, mayoristas, cebolla, arveja, ropa de segunda, batan “ropa nueva”, cárnicos, granos, cocinas, líchigo que a su vez tiene otras 4 secciones; parqueadero, fritanga gallinas vivas y frutas).

Nini argumenta que es muy importante el fortalecimiento de las plazas como lugares de pilar cultural, porque allí se encuentra el campesino y todo lo que a él lo rodea, que estas son costumbres bonitas pero que la diferencia entre antes y ahora, es que hoy en día si se tiene mayor cuidado con lo que concierne a saneamiento.

BECK afirma que “la globalización nos coloca ante el desafío de configurar una (segunda modernidad), más reflexiva;  que no imponga su racionalidad secularizante, sino que acepte plural mente tradiciones diversas”

El patrimonio cultural de la nación está constituido por todos los bienes materiales, las manifestaciones inmateriales, los productos y las representaciones de la cultura, que son expresión de la nacionalidad colombiana, tales como la tradición, las costumbres y los hábitos.

 A mi parecer es justificable el buen uso de los saberes ancestrales, los objetos, lugares y tradiciones que nos permitan encontrar y mantener nuestra esencia, algo que se nos ha convertido en un factor tan complicado de cuidar, puesto que Hemos pasado por un proceso de “mejoramiento”  donde la globalización ha absorbido hasta la cultura,  conocíamos a lo popular como el otro nombre de lo primitivo, pero Canclini en su escrito ni folclórico ni popular dice entre otras cosas que  “lo popular no corresponde a un referente empírico” pero nosotros podríamos hablar de lo que es tradicional, oral, o antiguo.

La Plaza de Mercado del Sur, ubicada en la ciudad de Tunja  nos permite cambiar perspectivas que tenemos de nuestro entorno, donde los mercados de cadena según los medios, son los mejores lugares para hacer nuestras compras, sin darnos cuenta que estamos descuidando nuestra raíz y perdiendo lo que es propio.

En esto los medios comunicativos han fallado mucho, John B. Thompson dice que “Debemos ver, en vez de ello, que el uso de los medios de comunicación implica la creación de nuevas formas de acción e interacción en la sociedad, nuevos tipos de relaciones sociales y nuevas maneras de relacionarse con los otros y con uno mismo”(1998:17).

uno

Plaza de mercado del Sur Fotografía Andres Fagua

Debemos reconocer las plazas de mercado como espacios culturales, pues estos lugares aguardan conocimientos y saberes ancestrales  que  son riqueza para nosotros, la plaza como patrimonio vivo es una propuesta a impulsar el fortalecimiento de las plazas como lugares de pilar cultural, porque allí se encuentra el campesino y todo lo que a él lo rodea;  estas son costumbres bonitas pero que la diferencia entre antes y ahora, es que hoy en día si se tiene mayor cuidado con lo que concierne a saneamiento.

Además impulsar la plaza es un beneficio económico para nuestro departamento, hablaríamos de una región auto sostenible, donde los campesinos labran la tierra, los campesinos la comercializan y serían los mismos campesinos quienes la consuman, generando más trabajo en el departamento y evitando la extinción de los campos y los campesinos que con amor  siembren la tierra.

Con la plaza de mercado del sur  se benefician directamente aproximadamente 700  personas, quienes venden sus productos y en cuanto a personas indirectas la suma es muchísimo más extendida, trabajan 200 coteros, y muchos comerciantes de otros lugares que vienen y adquieren los productos para comercializarlos en sus municipios, aun así, no solo ellos son los beneficiados;  taxistas, buseteros, cafeterías y negocios aledaños incrementan sus ingresos con la gran cantidad de gente que compra el mercado para sus hogares.

El campo de creación y memoria establece que el patrimonio cultural es el resultado del diálogo permanente entre las memorias colectivas de las comunidades que conviven en el territorio nacional. En consecuencia, «es imprescindible que el Estado reconozca el derecho que cada grupo humano posee de valorar y conservar su patrimonio.

Si usamos  los medios de una manera más pensada para beneficio social, el fortalecimiento de la Plaza de Mercado del Sur y el cuidado de las tradiciones que allí habitan podrían llegar a los jóvenes como una manera de salvaguardia, además el Centro de Patrimonio Mundial y la Red de Escuelas Asociadas a la UNESCO lanzaron en 1994 el proyecto “Patrimonio Mundial en manos de los jóvenes“ con el objetivo de dar a los/as jóvenes la posibilidad de expresar sus preocupaciones y de participar en la conservación y valorización del Patrimonio Natural y Cultural.

Así la cultura de forma integral  lograría fomentar todas aquellas formas de preservación, conservación, documentación, investigaciones y proyección social que sean necesarias para garantizar la actualización, creación y puesta en escena de nuevas memorias colectivas» (Plan decenal 2001-2010: 46).

 

Si el olvido nos permite recordar

La noble e hidalga Tunja ha sido refugio de muchos de nosotros, los muiscas por ejemplo, se resguardaron aquí en el altiplano cundiboyacense desde el siglo VI a.c. nuestros antepasados lograron una excelente combinación entre  su sabiduría y las riquezas naturales que su entorno proporcionaba, un estudio realizado por la UPTC “Rev.Salud.hist.sanid.on-line. 2(2) 2007” afirma que los muiscas lograron grandes avances en técnicas de la agricultura, explotación de la sal y de esmeraldas.

Fotografía Bohío  Tunja UPTC

Cultivaban coca, frijol, quinua, ají, tabaco, maíz ibias. Cubios, chubios, curubas, papa y muchos otros productos que han quedado en el olvido, es más, ¿Qué tal si se extinguieron, y si eran medicinas naturales contra el cáncer, el sida, la pulmonía o el reumatismo? No lo sabemos, y probablemente tampoco lo sabremos, lo cierto es que permitieron el desarrollo y supervivencia de este  pueblo indígena.

Es indudable que existen unas permanencias culturales en nuestro departamento, pero es lamentable como hemos dejado que la sabiduría de labrar nuestra tierra se deteriore cada vez más, ya no nos gusta lo que hacían nuestros abuelos , nos parece un martirio vivir en el campo y no nos importa que esas costumbres se pierdan, no le damos el verdadero valor de desarrollo que encierra dicho proceso, esto ocurre porque no lo conocemos, además creemos que ya no es necesario, no logramos entender que una de las necesidades primordiales del ser humano es alimentarse, y ninguna tierra tan prospera como la nuestra para ese fin.

Fotografía Bohío Tunja UPTC

Boyacá, es la cuna de la papa, la Alcarrosa, el Corazón de Anita, la Panqueva, Carrinza, Negra, Paramuna, Gueva e gallo, Criolla yema e huevo y la pastusa,  que son tan solo algunas de las 120 variedades de papas antiguas  que se encuentran en Boyacá, así lo demuestra un registro encontrado en el Museo arqueológico de Tunja UPTC.

Y es lamentable que no salgamos de la definición de papa salada y papa amarilla, que no tomemos chicha, porque creer  nos vuelve “brutos” una afirmación que no va más allá de fines mercantiles, una estrategia de industrialización para posicionar la cerveza como un factor activo de nuestra sociedad.

Todo se nos ha convertido en un negocio el agua, las plantas, la tierra, el sol, el aire y en fin, lo natural. Nos hace falta conciencia de uso, Por esto, si el olvido nos permite recordar, es hora de que intentemos recupera nuestra memoria cultural, que la rescatemos y que proporcionemos a nuestras futuras generaciones una parte de ese bello mundo de riqueza ancestral, es hora de gritarle al mundo que la tecnología a contrarrestado nuestra capacidad en el campo, que los químicos atrofian los terrenos y los vuelven inertes, que en unos años, no habrá quien  siembre, y lo más lamentable donde sembrar.

IMG_1193                        IMG_1200           IMG_1210

 

Un loco soñador

                                                                           yamid_amat_-_cromos

José es un hombre cuerdo que dice vivir medio loco, así lo afirma la revista cromos en una entrevista realizada a José Yamid Amat Ruiz, periodista colombiano nacido en la capital del país el segundo día del último mes de 1941, él es un hombre decidido, luchador, soñador y muy buen hincha, dice que su pasión y su gran felicidad es apoyar a su equipo del alma, Santa Fe.

Ruiz ha  vivido para el periodismo, siempre lo tuvo claro, comenta que el periodismo sirve para  servir, y que si no hubiese sido periodista, tal vez lo habría inventado, luego de terminar sus estudios en el colegio Salesiano  de Tunja, viajó a Estados Unidos y realizó estudios de comunicación, Yamid Amat dentro de su gran trayectoria periodística, más de 51 años entregados a su profesión ha asumido cargos como presentador del noticiero de T.V. Sucesos, comentarista de RCN Radio (radiosucesos) y tuvo bajo su cargo una columna en el periódico El Espacio titulada “Juan sin miedo” y por un tiempo director de noticias de Caracol Radio.

Es un coleccionista de corbatas, y de grandes reconocimientos por su mérito y dedicación, es periodista radial, un claro ejemplo  de que los sueños no son tan solo eso, sino que son anhelos del corazón por eso en compañía de su colega Juan Gossaín, creó el noticiero CM&.

FOTO # 33 (HORIZONTAL) FO5033 NOTICIA Y MAGAZÍN Bogotá, nov.

El cuerdo que dice vivir medio loco es además un gran lector, se deleita  de la literatura de Kapuscinski y nunca le falta un libro en su mesa de noche; en la entrevista realizada por cromos  comenta que el periodismo está en peligro, y además que  “un buen reportero debe tener ganas y debe descansar cuando trabaja” pues el trabajo periodístico se debe gozar, se debe sentir y se debe desear.